La II Guerra Mundial - Introducción

Compartir

Datos principales

Contexto relacionado 

Desarrollo

Las heridas provocadas por la I Guerra Mundial no fueron bien cerradas. Los países perdedores, especialmente Alemania, debieron enfrentarse al pago de fuertes indemnizaciones y a reparaciones de guerra, que son vividas como una humillación. Es en este contexto económico y político en el que triunfan las tesis más profundamente nacionalistas, como las de Mussolini, en Italia, o las de Hitler, en Alemania. En 1939 ya está claro que va a producirse un grave conflicto bélico. Alemania, Italia y Japón, el Eje, no ocultan sus ansias expansionistas. El endurecimiento de los fascismos y la bárbara invasión alemana de Polonia acabaron por provocar el conflicto. Francia y Gran Bretaña se alían para defender los principios de las libertades individuales y la sociedad, recibiendo el apoyo de la Unión Soviética. La entrada de Japón en el conflicto provoca la respuesta de Estados Unidos, quienes aportarán todo su potencial militar y económico a la causa aliada. La guerra, otra vez mundial, se desarrollará en escenarios diversos. En principio las victorias caen del lado del Eje pero, a partir de 1943, los aliados comienzan a ganar la contienda. Finalmente, en 1945 se produce la victoria aliada, una victoria dolorosa, pues ha costado varios millones de vidas. La guerra ha acabado, pero tras ella el mundo nunca volverá a ser el mismo.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto