Expansión de Castilla y Aragón - Introducción

Compartir

Datos principales

Desarrollo

Entre los siglos XIV y XV, la península Ibérica se encuentra inmersa en un proceso de unificación. La Reconquista parece hallarse estancada, aceptando los reinos cristianos la supervivencia del último reducto musulmán, el reino de Granada, a cambio del pago de parias o impuestos. En cualquier caso, los dos reinos hegemónicos, Castilla y Aragón, acuerdan que la conquista de Granada, cuando haya de producirse, será asunto privativo del primero de ellos. Castilla, Navarra, Aragón y Portugal son los cuatro reinos cristianos peninsulares. Sus relaciones son cambiantes, sucediéndose las alianzas y enemistades. Superado el enemigo común que suponía el Islam, el objetivo de los monarcas y sus reinos será ahora expandir su poder y hacerse un hueco en el conjunto de los nacientes estados europeos. Castilla mira al Atlántico como ámbito de expansión, en competencia con Portugal, más interesados ambos en el lucrativo comercio con Oriente que en la conquista de grandes territorios. Aragón se expande por el Mediterráneo, una ruta directa hacia los caros productos orientales. Navarra, un pequeño reino situado entre los gigantes Castilla y Aragón, ve en sus relaciones con Francia una forma de garantizar su propia supervivencia.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto