Anzio y Montecassino

Compartir

Datos principales

Desarrollo

En su avance hacia Roma, los Cuerpos de Ejército a las órdenes de Clark se encontraban de frente con las excelentes fortificaciones alemanas de la línea Gustav, que aprovechaban el cauce de los ríos Garellano y Rápido. Los alemanes, maestros en la lucha defensiva, habían convertido cada paso de los ríos en una pesadilla. El X Ejército de Von Vietinghoff había sembrado nidos de ametralladoras, cañones contracarros del 88 y, al acecho, muy pocos pero poderosos carros, los Panther y los Tigre I. El 17 de enero comenzó el ataque aliado por el sur. La artillería del X Cuerpo de Ejército británico abrió fuego contra la otra orilla, ayudada por los cañones de los buques fondeados en el golfo de Gaeta. Por el norte, la División 46 británica comenzó el cruce del río, apoyada por parte de la artillería del Cuerpo de Ejército II americano. Dos brigadas de la División 56 británica atacaron en el centro, al tiempo que la División 5 británica atacó silenciosamente por la costa, efectuando un movimiento envolvente por el mar. El 18, al amanecer, sólo las divisiones 5 y 56 habían logrado establecer cabezas de puente al otro lado del río. Las defensas alemanas, a pesar del fuego de artillería, se estaban viendo sorprendidas, por lo que se solicitó el envío inmediato de refuerzos. Así, llegaron a la zona la Panzerdivision Hermann Göering, y las divisiones de granaderos panzer 90 y 29. Mientras tanto, algo más al norte, el cruce del Rápido lo intentó la división 36 norteamericana. Al amanecer, aprovechando la niebla, fueron lanzados al agua multitud de botes de goma y lanchas. Apenas habían comenzado a avanzar cuando un fuego tremendo procedente de las defensas alemanas, perfectamente camufladas, convirtió el paso del río en una matanza. La falta de observadores y coordenadas hizo inútiles las andanadas de los cañones Long Tom americanos. Prácticamente inexpugnable, la única manera de sobrepasar la línea Gustav era realizando un desembarco por detrás de las posiciones alemanas, lo que les obligaría a defenderse en dos frentes. El lugar elegido fue Anzio.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto