Juan de Roelas o Ruelas

Compartir

Datos principales

Tipo 
Pintor
Fecha nacimiento 
Siglo XVI
Lugar nacimiento 
País nacimiento 
Fecha muerte 
1625
Lugar muerte 
Olivares
Escuelas 
Cargo 
Pintor

Desarrollo

Juan de Roelas es un personaje muy importante en el tránsito del Manierismo romanista al Naturalismo tenebrista que anuncia el Barroco a principios del siglo XVII. Por su biografía se encuadra entre ambos siglos, XVI y XVII. Su estilo parece indicar que se educó como pintor en Italia, aunque no existen documentos que certifiquen su estancia en aquel país. Los primeros escritos sobre su vida los tenemos en el año 1598: trabajaba en Valladolid en los actos conmemorativos de la muerte de Felipe II, colaborando en la traza de su monumento funerario. En Valladolid estuvo trabajando hasta el año 1604, cuando obtuvo una prebenda o favor del Conde-Duque de Olivares. De este modo, pasó a estar bajo la protección de este noble (Olivares es una hermosa ciudad muy cerca de Sevilla). Posee una bellísima colegiata e iglesias muy importantes. Allí, Roelas realizó varios cuadros de grandes dimensiones para adornar altares: en 1606 pintó la Circuncisión, también el Martirio de San Andrés que se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Sevilla y el Tránsito de San Isidoro, en el año 1613. Al año siguiente, 1614, ya clérigo, fue nombrado capellán real, por lo que en un par de años más se traslada a Madrid, buscando hacer carrera de pintor. Sin embargo y pese a sus diligencias no consiguió que se le otorgara el título de Pintor del Rey, por lo que regresó a Olivares. Sus últimos años los dedicó a su oficio religioso como canónigo de la Colegiata de Olivares y se conocen pocos datos de ese período. En 1625 murió, siendo enterrado en aquel lugar. El estilo pictórico de Roelas arranca de esa supuesta formación italiana de la que, como se ha dicho, no quedan datos documentales. Sin embargo, los rasgos de su estilo prácticamente hacen seguro que Roelas contactara con la Escuela veneciana, pues su colorido cálido y su sentido equilibrado de la composición hablan de Veronés y Tintoretto, cuyos lienzos debió de ver "in situ". Aprendido el estilo italianista del último Manierismo, Roelas introdujo efectos de luz a lo Bassano, que hacen fácilmente reconocible su obra. Al tiempo, se convertía en un estupendo retratista de la vida cotidiana, completando sus composiciones sobre temas sagrados con elementos absolutamente vulgares y de la vida diaria, que fueron muy criticados por otros pintores del momento (como Francisco Pacheco). Roelas supo mezclar la fuerza con la dulzura, añadiendo el estudio del natural, por lo que se le considera la transición entre el artificio del Manierismo y la realidad naturalista del primer Barroco español. También a él se debe el empleo generalizado de un determinado formato de cuadro de altar: dividido en dos mitades yuxtapuestas, la mitad superior refleja el mundo divino, y la mitad inferior representa el mundo terrenal. Esta división es típicamente manierista, pues ya El Greco la había usado con gran destreza. Este reparto del lienzo tuvo mucho éxito en Andalucía. Pese a la genialidad de su estilo, la compleja mezcla de rasgos pictóricos hizo que su técnica ligera y diestra no sentara, empero, una escuela en la región, pese a sus numerosos discípulos, entre los que se encuentran el también sevillano Francisco Varela y el luxemburgués Pablo Legot.


Esquema relacional

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto