Virgen con el Niño

Compartir

Datos principales

Fecha 
1660 h.
Material 
Estilo 
Dimensiones 
151 x 103 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

A pesar de la devoción mariana que se respiraba en España durante el Barroco, no resulta muy frecuente observar cuadros protagonizados por la Virgen y el Niño. El tema fue introducido por pintores flamencos e italianos y gozó de gran popularidad en la escuela sevillana donde Alonso Cano y Zurbarán realizarían algunos ejemplos, siendo Murillo el artista que más representaciones hizo sobre el tema. En sus obras mezcla la devoción con el naturalismo imperante en aquellos momentos, lo que le permite valorar la gracia infantil y la belleza femenina. La Virgen, envuelta en amplios ropajes y cubierta con un transparente velo, está sentada en un banco de piedra y sostiene en sus rodillas al Niño, cubierto con un pequeño paño de color blanco. Ambas figuras están recortadas sobre un fondo neutro que resalta su monumentalidad; dirigen su mirada al espectador, apreciándose en el rostro de María un gesto melancólico, con los ojos ausentes. El lienzo fue adquirido por Carlos IV para la casita del Príncipe de El Escorial y en 1819 pasó al Palacio de Aranjuez, ingresando en el Prado al año siguiente.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto