Una desgracia

Compartir

Datos principales

Fecha 
1890
Material 

Esquema relacional

Desarrollo

Tras triunfar en París con sus cuadros de "casacón" Jiménez Aranda regreso a España en 1890 para instalarse en Madrid. Debido a la crisis que vivía el género preciosista decidió orientar sus preferencias hacia otro tipo de pintura, especialmente hacia el realismo con cierto eco social, como observamos en esta obra, enviada a la Exposición Nacional de 1890 en la que se narra un episodio contemporáneo: un grupo de transeúntes contempla el cuerpo de un albañil, que acaba de caerse del andamio en el que trabajaba. Los gestos de horror de la mayoría de las figuras, especialmente la mujer de primer plano que tapa con su mano derecha el rostro, y las tonalidades grisáceas de la luz indican que nos encontramos ante una desgracia, como bien reza el título.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto