Una academia platónica

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1640
Material 
Estilo 
Dimensiones 
Dims. desc.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

En la Antigüedad se conocía por Academia a la escuela fundada por Platón en Atenas, sobre los terrenos del jardín de Akademos, en que se reunían los filósofos platónicos con sus discípulos. El nombre permaneció con este significado hasta el siglo XVI. En este siglo, en pleno Renacimiento, se crearon varias academias, en especial en Italia, en que se estudiaban la filosofía y la literatura desde una perspectiva platónica. Pronto, los artistas comenzaron a servirse de ese nombre para sus instituciones, ahora academias de arte, en que se seguía una concepción más o menos platónica. A mediados del siglo XVI, Baccio Bandinelli creó la primera academia de artistas en Roma. En ella, los artistas se dedicaban al dibujo como actividad intelectual, no sólo como una mera técnica. El propósito de esta academia era el desarrollo del pensamiento o, en términos platónicos, la iluminación del intelecto, elevándolo hacia la inteligencia eterna. Poussin representa aquí una escuela del tipo de la de Bandinelli, es decir, una academia en el sentido platónico. Es un dibujo de rica complejidad, en el que Poussin reúne varios estudios: un hombre, a la izquierda, con un compás, se entrega al estudio de la Geometría; a la derecha, otro se entrega al dibujo sobre caballete; más a la derecha, un estudiante está sentado ante una mesa llena de libros, objetos geométricos y una estatua. En el centro, un personaje observa la luz a través de un disco agujereado en su centro. Como buen platónico, Poussin estaba muy interesado en la óptica y la geometría. El propio pintor era miembro de una academia, la Academia de San Lucas de Roma, en la que hubo de enfrentarse a Pietro da Cortona.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto