Trapero

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1865
Material 
Estilo 
Dimensiones 
195 x 130 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Manet sentía profunda admiración hacia la pintura barroca española, especialmente Velázquez al que consideraba el pintor de los pintores. Sin duda tomaría como base para este cuadro las dos obras que el sevillano realizó para la Torre de la Parada de Madrid representando a Esopo y Menipo, filósofos convertidos en mendigos según la moda de la época. Manet muestra a un trapero recortado sobre un fondo neutro en el que no se aprecia división espacial. En primer plano se sitúan varios elementos que indican su oficio, reforzado por las sucias y rotas ropas que porta el anciano. Su cabeza y manos son realistas, demostrando Manet su capacidad como retratista. Los colores empleados son oscuros, en un ligero contraste con la tonalidad grisácea de la camisa. La pincelada es suelta pero permite apreciar el dibujo. La luz resbala por la figura para acentuar el contraste con el fondo. Estas figuras serán muy habituales en esos años, como apreciamos en el Filósofo.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto