Tránsito de San José

Compartir

Datos principales

Fecha 
1787
Material 
Dimensiones 
220 x 152 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Goya recibió de manos de Carlos III el encargo de decorar la iglesia del Real Monasterio de San Joaquín y Santa Ana de Valladolid, inmerso en tareas de renovación al sustituirse el convento medieval por otro de estilo neoclásico diseñado por Francisco Sabatini. Ramón Bayeu también trabajará en este suntuoso encargo. Esto proporcionará una excelente oportunidad a Goya para brillar sobre su cuñado. La tradición cuenta que San José falleció a los 111 años, en compañía de María y Jesús. Goya recurre a esta leyenda, situando a San José en una clara posición horizontal acompañado de un imberbe Cristo y de la Virgen, marcando ambos personajes una verticalidad contrapuesta a la figura protagonista. La escena es iluminada por un potente foco de luz procedente del cielo que otorga un destacado aspecto teatral al asunto. El carácter escultórico se adueña de la composición al estar muy acentuados los pliegues de las telas y al dotar a las figuras una esbeltez inspirada en Miguel Angel. El estilo neoclásico que era solicitado por Mengs a los jóvenes artistas fue perfectamente interpretado por el aragonés. Como buen retratista que va a ser, nos llama la atención el interés de Goya por mostrarnos las expresiones de los rostros, especialmente el último balbuceo de San José, cuya boca se entreabre mientras María mira fijamente a su Hijo, quien abre las manos teatralmente. Aunque el conjunto es algo frío, es una excelente muestra de como Goya va a triunfar, despuntando en el panorama artístico español de fines de la Ilustración.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto