Susana en el baño

Compartir

Datos principales

Fecha 
1647
Material 
Dimensiones 
76´5 x 92´5 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

El tema de Susana sirvió en múltiples ocasiones para que los pintores introdujeran un desnudo femenino en un cuadro de temática religiosa. Cuando Susana iba a tomar un baño aparecieron dos ancianos jueces que le hicieron proposiciones deshonestas bajo amenazas de declararle adultera. Como la joven se negó los jueces iniciaron un pleito contra la bella Susana por falso adulterio, siendo condena a muerte. Daniel, por iluminación divina, desenmascaró a los jueces quienes fueron ejecutados en lugar de la joven ultrajada.Rembrandt ha elegido el momento álgido de la acción al mostrarnos a la mujer en el momento de entrar en el agua, cuando ya ha dejado sus vestidos y zapatillas en la balaustrada, ocasión aprovechada por los libidinosos viejos para salir de su escondite, intentando quitar uno de los ancianos el pañuelo con el que Susana trata de tapar su desnudez. El más rezagado la observa con mirada lujuriosa. Al fondo se divisa la silueta del palacio de Babilonia en el que felizmente vivían Susana y su esposo Joaquín. La escena está perfectamente tratada, destacando la intensidad dramática obtenida con las expresiones de las figuras: lujuria y deseo en los dos ancianos y miedo y terror en Susana, que nos mira solicitando nuestra ayuda. Debemos añadir que gracias a la luz, Rembrandt otorga un mayor dramatismo a la composición, iluminado a la bella joven como si de una estrella teatral se tratara. El cuerpo de Susana es similar al de Danae o Bethsabé: mujeres hermosas, con armoniosas proporciones, de carne y hueso, alejado totalmente de idealismos.La influencia de Pieter Lastman en esta obra resulta significativa, demostrando la elevada estima que Rembrandt sentía por el arte de quien le enseñó a pintar.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto