Sagrada Familia con Santa Isabel y el Bautista niño

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1655
Material 
Estilo 
Dimensiones 
174 x 134 cm
Ver en Maps

Esquema relacional

El estilo de este lienzo es típico del último periodo de Poussin, con una incuestionable influencia de Rafael, que se manifiesta de forma más clara en la solidez de la composición. Si lo comparamos con la Sagrada Familia con el Bautista niño, de factura un tanto anterior, vemos cómo esta obra es más equilibrada, serena, como corresponde al estilo de la segunda mitad de los cincuenta. Esta obra fue encargada a Poussin en 1647 por Chantelou, su mecenas, y terminada en 1655, en un trabajo largamente pospuesto ante el exceso de encargos a que hacía frente. De hecho, en estos mismos años realizó algunas de sus más celebradas Sagradas Familias, como la "Sagrada Familia con Santa Isabel y el Bautista niño y cuatro angelitos y la Sagrada Familia con Santa Isabel y el Bautista niño del Louvre. Tal y como se desprende de la correspondencia del pintor con su cliente, Poussin deseaba alcanzar una nueva interpretación sobre el tema, lo cual no debió serle fácil, ya que en numerosas ocasiones alegaba estar aún trabajando en la idea, que no terminó de perfilar hasta 1653. Para el pintor francés, el tema de la Sagrada Familia expresaba no tanto una idea específicamente religiosa como una generalización, esto es, simbolizaba la cercanía y amor espiritual de las personas. A pesar de la grandeza e incluso solemnidad de la representación, este lienzo es, por encima de todo, una representación del amor fraterno, de la familia espiritual. Existen varios dibujos preliminares, como el de la Sagrada Familia con San Juan y Santa Isabel del Ermitage. Gracias a ellos puede seguirse el desarrollo de esta búsqueda de la idea.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto