Sagrada Familia con marco y cortina

Compartir

Datos principales

Fecha 
1646
Material 
Dimensiones 
46´5 x 68´8 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Una de las preocupaciones de la pintura barroca será incluir en el cuadro el espacio fingido para provocar dudas en la contemplación del espectador. Así algunos retratos proyectan sus miembros hacia el primer plano o se apoyan sobre supuestos marcos - véase el de Agatha Bas o Hendrickje en el lecho - para crear ese espacio fingido. En esta composición, Rembrandt va más allá y coloca el marco pintado y las cortinas descorridas que permiten contemplar la escena. El efecto obtenido es sorprendente ya que la Sagrada Familia pasa a desempeñar un papel casi secundario, tratada además como una familia normal. La escena se desarrolla en un interior, apareciendo en primer plano la Virgen con el Niño en brazos, la cuna y un gatito junto a la hoguera. Al fondo observamos ligeramente a san José trabajando en su carpintería. La iluminación dorada impacta en las sábanas de la cuna de mimbre y resbala por la Madre y el Hijo, creando un efecto atmosférico tomado de Tiziano. Las tonalidades oscuras dominan el conjunto, resaltadas por el fuerte color rojo de las cortinas y el dorado del marco.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto