Rocas en Belle-Ile

Compartir

Datos principales

Fecha 
1886
Material 
Estilo 
Dimensiones 
65 x 81´5 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

En el otoño de 1886 Monet está en la Bretaña, concretamente en Belle-Île-en-Mer, interesándose por representar los acantilados de la zona como en esta bella escena. Como es muy habitual en su producción, se interesa por el paisaje puro - sin presencia de figuras - buscando diferentes efectos de luz según las horas del día. Estas rocas están tomadas al atardecer, uno de sus momentos favoritos, cuando toman especial relevancia los malvas y los marrones verdosos del acantilado. En la línea del horizonte, muy alta y que ocupa casi el límite superior de lienzo, contemplamos diversas nubes blancas que sintonizan con la espuma de las olas contra las rocas. La técnica empleada es típica en Claude, con pequeños y empastados toques de pincel, creando volumen a través de las diferentes masas cromáticas. El efecto atmosférico que diluye los contornos es otro gran triunfo, acercándose en su estilo a la abstracción, como se aprecia en Lirios en el jardín o Nenúfares.

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto