Robert Andrews y su esposa

Compartir

Datos principales

Fecha 
1749 h.
Material 
Dimensiones 
69,9 x 119,4 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

En 1748 Gainsborough se instala por su cuenta en Sudbury como retratista, a pesar de haber trabajado anteriormente en la temática de paisajes. Este sensacional retrato protagonizado por Robert y Frances Andrews posiblemente fue uno de los primeros trabajos que realizó en su nueva residencia. Los esposos posan a la sombra de un grueso y anciano árbol, sentada ella en un banco de hierro forjado mientras que él posa de pie, en una postura relajada e informal, siguiendo la estela de los retratos de Hogarth. A su lado observamos un perro perdiguero, evidente símbolo de la fidelidad y del amor del hacendado por la caza. Frances parecía sostener algo en su regazo -se especula sobre uno de los faisanes cazados por su esposo- pero el maestro dejó esta zona sin acabar, pudiendo contemplarse claramente la preparación del lienzo. Los gestos están captados de manera acertada, interesándose Gainsborough por mostrar la expresión de sus modelos.En la zona de la derecha encontramos gavillas de trigo que simbolizan la fertilidad, lo que apuntaría a que el retrato se hizo al poco de contraer matrimonio los dos jóvenes (Frances tenía dieciséis años). La belleza de la campiña inglesa -se trata de Auberies, la finca de los Andrews a unos cuantos kilómetros de Sudbury- queda patente en el fondo de paisaje, verdadero protagonista de la composición, recordando la anterior actividad paisajística de Gainsborough, mostrando una luz de atardecer estival cuyos reflejos hacen resaltar resplandores en el vestido de la dama. El resultado es una obra cargada de delicadeza y sensualidad, donde las suaves tonalidades inundan el conjunto para crear una escena difícilmente superable.


Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto