Rendición de Sevilla

Compartir

Datos principales

Fecha 
1634
Material 
Estilo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Pacheco pintó este cuadro de tema histórico-legendario en el mismo año en que Zurbarán pintaba su propia Rendición de Sevilla. Parece evidente que el joven Zurbarán se fijó en la composición del maestro Pacheco, mejorando la calidad técnica y enriqueciendo la escena con mayor número de personajes. Pacheco presenta una imagen más sencilla, con tan sólo cinco personajes. A un lado, el rey Fernando III el Santo con dos de sus soldados, ataviados con típicas armaduras españolas del XVII y no con las propias del siglo XIII, que es cuando tuvo lugar la entrega de las llaves de la ciudad. Por el otro bando tenemos al príncipe moro Achacaf en postura sumisa, arrodillado con su túnica y su turbante ante el rey, acompañado por un sirviente. En una bandeja dorada entrega la llave de Sevilla. El fondo de la escena lo constituyen las murallas de la ciudad, fácilmente reconocible por la catedral coronada por la Giralda, sobre la que se aparece la Virgen. La presentación es más convencional de lo que veremos en el lienzo de Zurbarán, con posturas más rígidas y menos complicaciones estructurales, tal como corresponde a un maestro dependiente de las formas estilísticas anteriores.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto