Rapto de Ganímedes

Compartir

Datos principales

Fecha 
1635
Material 
Dimensiones 
177 x 129 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Ganímedes era el hijo del rey troyano Tros y de su esposa Calirroe. Convertido en un joven de inigualable belleza, los dioses pensaron en él para el puesto de copero de Júpiter. El propio Júpiter se prendó del muchacho y decidió raptarlo tomando forma de águila. Posteriormente Ganímedes sería inmortalizado al ser convertido en la constelación de Acuario. El significado que intentan buscar los especialistas a esta obra pintada por Rembrandt podría encontrarse en una relación de Ganímedes con el alma infantil y pura que se regocija ante Dios, presentado a la vez como el niño meón que entrega al mundo el agua de la vida como símbolo de Acuario. De esta manera, Rembrandt unifica la interpretación religiosa con la mitológica, mostrando su capacidad no sólo técnicamente sino también en los significados de sus trabajos.El pequeño está iluminado por un potente foco de luz dorada que hace resaltar su cuerpo orondo y su rostro lloroso y temeroso ante el rapto que está sufriendo. En su mano izquierda sostiene unas cerezas - símbolo de la virtud o de los sentidos, según se considere - mientras con la derecha intenta zafarse del águila que le sujeta. El fondo está ligeramente oscurecido, empleando unos árboles como referencia espacial para crear la sensación del vuelo de Júpiter de la misma manera que recurre a unas referencias arquitectónicas en la esquina izquierda. El dinamismo y la tensión que el maestro transmite a través de esta composición le sitúan en sintonía con Rubens, mientras que las iluminaciones utilizadas son una aportación personal de Rembrandt tomando como base a Caravaggio y a Tiziano, dos de los maestros que más admiraba el holandés.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto