Portada de la catedral de Rouen, sinfonía en gris y rosa

Compartir

Datos principales

Fecha 
1894
Material 
Estilo 
Dimensiones 
100 x 65 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Es curioso comprobar, en esta imagen, cómo en la elección de la gama de colores, Monet aplica la que será sin duda su más famosa: la armonía de tonos azules, malvas y rosas. Años después, como sabemos, esos colores triunfan en la serie de los Nenúfares, basada en las flores que crecían en su estanque privado de Giverny. Es tan importante el dominio del color en esta escena que amenaza con diluir los perfiles de la catedral y confundirlos en una masa informe, como la perfecta metáfora de la pintura no como representación literal de la realidad sino como traducción poética, espiritual, de las sensaciones que los estímulos externos producen en el artista. Por último, toda la composición produce la comparación con determinadas obras del Simbolismo francés - por el gusto hacia lo decorativo - movimiento que, al igual que el Impresionismo, surgiría en el siglo XIX pero continuaría en el siglo XX.

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto