Pedro Romero

Compartir

Datos principales

Fecha 
1795-98
Material 
Dimensiones 
84´1 x 65 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Goya también realizará retratos protagonizados por sus amigos y conocidos. Su afición al mundo de la tauromaquia le va a llevar a retratar a uno de los monstruos de la feria: el matador Pedro Romero, cuya mano derecha - que aquí vemos en una postura relajada y tranquila - dicen que acabó con la vida de 5.000 toros. Como viene siendo habitual en los retratos del aragonés - vease el del Marqués de Sofraga o el de Francisco Cabarrús - la figura se recorta sobre un fondo neutro para otorgar un mayor volumen y perspectiva a la composión, de igual manera que Tiziano ejecutaba sus obras. Un fuerte fogonazo de luz ilumina al torero, vestido elegantemente para la ocasión con sus mejores galas: chaleco gris, capa color cereza, chupa negra con fondo rojo y camisa blanca con chorreras. Pero lo que más llama la atención del espectador es el rostro del matador, considerado por los literatos de la época como uno de los hombres más atractivos. Su profesión y su belleza volvieron locas a un buen número de mujeres. En él apreciamos su valor y su profesinalidad.El estilo de Goya no sufre cambios respecto a obras anteriores. Continua aunando la pincelada vibrante y rápida - el chaleco o las chorreras - con una factura preciosista y minuciosa - el rostro o el cabello -. Romero abandonó los ruedos en 1799; años después, ya arruinado, obtuvo el cargo de maestro de la Escuela de Tauromaquia de Sevilla con carácter honorífico, recibiendo 12.000 reales anuales como emolumentos.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto