Odalisca con esclava

Compartir

Datos principales

Fecha 
1839-40
Material 
Dimensiones 
72 x 100 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

El siglo XIX experimentó una renovación del gusto por la antigüedad, por la Edad Media y, sobre todo, por lo exótico. Este gusto por lo exótico será una constante en los pintores románticos, pero también podemos encontrar sus temas en artistas como Ingres, que solía considerarse academicista. Las imágenes de moros, harenes, batallas en tierras lejanas empezarán a pulular a partir de 1830, sobre todo a raíz de los viajes a Grecia, Tierra Santa y el norte de África. Por otro lado, Ingres sentía debilidad por el desnudo femenino en sí. El cuerpo no podía ser representado por sí mismo, sino que se debía adecuar a un contexto que lo justificase. Por ello, serán muy frecuentes - y no sólo en Ingres, también en Delacroix- la representación de harenes o baños turcos. La sensualidad, el colorido y la languidez femenina son estereotipos que se repiten. Ingres realizó auténticos experimentos acerca de la línea y la estructura decorativa de la anatomía. Los estudios se repiten a lo largo de sus obras, y la misma mujer que aparece en este cuadro la encontramos en otros, como el estudio de Mujer Acostada, Mujer con tres brazos o en el propio estudio preparatorio para esta obra.


Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto