Muerte de San Francisco Javier

Compartir

Datos principales

Fecha 
1771-74
Material 
Dimensiones 
56 x 42 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Goya presenta a San Francisco Javier en el momento de su muerte, en las tierras de Asia Oriental. Discípulo de San Ignacio de Loyola, fue gran misionero de la Compañía de Jesús en La India y Japón. Viste hábito pardo en el que destaca la concha de peregrino y una mancha roja identificada con el cangrejo que, según la leyenda, rescató el crucifijo del santo cuando cayó al mar, convirtiéndose en su atributo. En sus manos sujeta un crucifijo y eleva su mirada al cielo, según cuenta la tradición su fallecimiento, destacando la expresión de su rostro. La figura del santo crea una acentuada diagonal, marcando su esquemática volumetría, diferenciándose de las manos, los pies y el rostro ejecutados con mayor detalle. Sobre él encontramos dos angelitos, realizados de manera sumaria, sin reparar en detallismo. Al fondo contemplamos las velas de dos barcos en referencia a su esfuerzo misionero en tierras lejanas. La obra está realizada para la devoción familiar por lo que Goya emplea una pincelada rápida y vigorosa, en la que destaca el abocetamiento antes que la minuciosidad. La Virgen del Pilar sería su compañera, siendo ambas adquiridas en 1927 a Manuela Lucientes, familiar materna del pintor.

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto