Muchacha de Figueres

Compartir

Datos principales

Fecha 
1926
Material 
Dimensiones 
24 x 25 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Esta obra pertenece a la extensa serie monotemática sobre la imagen de su hermana Anna Maria. La escena nos introduce en el mundo del art déco. Anna Maria es representada a la "moda déco", un ejemplo de ello es su corte de pelo. También nos acerca a la pintura clásica de Derain, sobre todo en la manera de modelar los edificios del segundo plano. Esa pintura que conocía perfectamente gracias a la publicación de una monografía que apareció sobre el artista francés en 1921 por la revista italiana Valori plastici. Se aprecian otras influencias como la pintura flamenca que había tenido ocasión de conocer en el viaje realizado al los Países Bajos y a Francia en 1926. En concreto, podemos ver la inspiración en el artista holandés Vermeer de Delf y su Encajera. El tema principal es también un homenaje a la mirada precisa, esa mirada de la mujer en el ámbito espacial donde trabaja. Es el acto de mirar concentradamente, en silencio, que sólo conocen los devotos de la religión llamada arte. En ese silencio, la naturaleza se revela como algo nuevo, nítida en sus perfiles y con un aspecto magicista de la realidad. Es decir, cuando se miran demasiado las cosas se empieza a dudar de ellas. No sólo es un homenaje a los primitivos artistas flamencos sino también a Italia, y ello por dos aspectos. El primero, porque aplica la perspectiva aérea de Leonardo da Vinci, donde los objetos en profundidad tornan azulados o verdosos por las leyes ópticas como en estas nubes de Dalí. Y, el segundo, porque presenta elementos prerrafaelistas como las nubes de Mantegna, que habían estado presentes ya en el Retrato de Luis Buñuel de 1925, hoy en día perteneciente a la colección del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto