Mosaico de las Palomas

Compartir

Datos principales

Fecha 
100 a.C.
Material 
Estilo 
Escuela 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Cuando Eumenes II, rey de Pérgamo, decidió enriquecer su palacio con mosaicos, los encargó a dos afamados artistas: Hefestión y Soso de Pérgamo, el único mosaísta que mereció ser recordado en las páginas de Plinio; El ingenio de Soso fue brillante; para el centro de una habitación imaginó un emblema, o cuadro en mosaico, que representaba unas palomas bebiendo en una vasija de bronce; su ejecución era tan realista que una de las aves proyectaba sobre el agua la sombra de su cabeza; sin duda se trataba del adorno central de un dormitorio, y las palomas simbolizaban a Afrodita. Este sensacional mosaico nos resulta conocido gracias a una copia pompeyana que se conserva en el Museo de Nápoles.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto