Monasterio de Sant Pere de Rodes (El Port de la Selva, Gerona). Planta

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
Siglo XI
Tipo 
1

Esquema relacional

Desarrollo

Un edificio como San Pedro de Roda, consagrado por el arzobispo de Narbona en presencia de Oliba en 1022, representa una de las experiencias más curiosas e inexplicadas hasta hoy de la arquitectura del primer románico catalán. Una extraña cabecera, con una girola sin absidiolos radiales, y uno en cada brazo de un pequeño crucero, cerraba las tres naves abovedadas del templo. De éstas, la central se cubre con un cañón sobre fajones que apean dos órdenes de columnas. La contemplación de esta elevación monumental de la nave central sólo se puede explicar porque sea la obra de un maestro impresionado por los recursos arquitectónicos de la Antigüedad. La perfecta asimilación de la enseñanza antigua se aprecia no sólo en el empleo de unos capiteles labrados con una cierta calidad, sino en la sofisticación de concebir la ubicación de los órdenes columnarios con la correspondiente corrección óptica. La girola carente de absidiolos y pensada como elemento ambulatorio serviría para una función litúrgica de carácter procesional que se nos escapa. Bajo la cabecera existe una cripta de forma anular, cuyo trazado tiene explicación en la lógica constructiva de la inercia de la arquitectura carolingia. La calidad del proyecto del [monasterio de San Pedro de Roda#CONTEXTOS#3948,6747] reside en la sabia organización de la decoración arquitectónica de la nave central. El autor, inspirándose en el orden columnario antiguo, superpuso dos niveles de columnas que crean un hermoso efecto plástico.


Templos griegos
Templos griegos

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto