Moisés hace manar agua de la roca

Compartir

Datos principales

Fecha 
1577 h.
Material 
Escuela 
Dimensiones 
550 x 520 cm
Ver en Maps

Esquema relacional

En el techo de la sala superior de la veneciana Scuola Grande di San Rocco encontramos esta escena bíblica que acompaña a la Erección de la serpiente de bronce, aludiendo al deber de los cofrades de saciar la sed de los pobres. La figura de Moisés se emplea como premonición de Cristo; el agua que mana de la roca simboliza la sangre que brotará del costado de Jesús tras la Crucifixión. Junto al profeta está Dios Padre, sobre una nube tormentosa. En la zona baja de la composición se hallan los israelitas que esperan el agua milagrosa para aliviar su sed durante la travesía del desierto, destacando la madre que sostiene a su hijo en el regazo. Las figuras están muy escorzadas, interesándose por las torsiones contempladas desde abajo -según el artista copiaba en un teatrillo que construyó al efecto y al que aplicaba luces de antorcha- para crear una sensación de mayor dinamismo, anticipando al Barroco, mientras que Moisés se mantiene firme, inspirada la figura de Miguel Ángel. La verdadera protagonista de la escena es la luz, que crea un soberbio ritmo a través de los claroscuros para organizar un movimiento rotatorio de resultado espectacular. A esto debemos añadir la sensación atmosférica, esencial en una obra donde la luz y el color constituyen los elementos dominadores del conjunto, en la doctrina de la Escuela veneciana.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto