Milagro del Pozo

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1638-40
Material 
Dimensiones 
216 x 149 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Cano pintó abundantemente para la clientela madrileña que se formó al trasladarse a la Corte desde Sevilla, como otros pintores hicieron -entre ellos Velázquez, Zurbarán o Roelas-. El óleo que nos ocupa fue pintado para una iglesia madrileña, desde donde pasó al Museo del Prado. La estancia en Madrid permitió a Cano estudiar el estilo de los grandes maestros del color, en especial su antiguo compañero de estudios, Velázquez, y el renacentista Tiziano. Así, el estilo de Cano que fue formado en la rigidez de Pacheco y el claroscuro de la Escuela tenebrista, se transforma en pura materia cromática extendida por la superficie del lienzo, con muy poca dependencia del dibujo. Priman, pues, los valores luminosos y cromáticos, que consiguen efectos de manchones algodonosos que constituyen por sí mismos los objetos. El milagro que se narra es el del patrono madrileño, San Isidro labrador, que aparece en pie con sus herramientas en el suelo. Los testigos de su milagro, mujeres y niños, disfrutan del agua que nuevamente brota del pozo seco.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto