Magdalena penitente

Compartir

Datos principales

Fecha 
1580-86
Material 
Estilo 
Dimensiones 
105 x 84 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La Magdalena Penitente que aquí observamos sigue los modelos de las que se conservan en los museos de Worcester y Budapest. La santa estaba considerada uno de los símbolos de la penitencia y la confesión debido a su antiguo oficio de prostituta, del que se arrepintió. Potenciada por la Contrarreforma, será una de las figuras más utilizadas durante el Barroco. La figura se sitúa ante una gruta, recortada su cabeza sobre un cielo tormentoso muy del gusto del pintor, eleva su mirada hacia el cielo y une sus manos en actitud orante. Viste una túnica blanca y un manto oscuro, a los que añade un pañuelo transparente sobre el cuello; su larga cabellera rubia acentúa la belleza de la santa al igual que los labios pintados de carmín. A la derecha encontramos una calavera y el tarro de los afeites con los que ungió los pies de Cristo, sus dos símbolos característicos. La Magdalena es una figura amplia, de canon alargado y cabeza pequeña, que recoge a la perfección la espiritualidad necesaria en el tema, motivo por el cual tendría tanto éxito la pintura de El Greco en una comunidad tan piadosa como Toledo. La influencia de la Escuela veneciana continúa presente, especialmente Tiziano, aunque también existe cierta referencia a Miguel Ángel.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto