Lirios amarillos

Compartir

Datos principales

Fecha 
1914-17
Material 
Estilo 
Dimensiones 
200 x 100 cm.

Esquema relacional

Hoy en día sigue resultando difícil llegar a comprender la atmósfera mágica que logró Monet en su jardín y estanque privados de Giverny. Allí conseguía una doble ventaja: estaba aislado del resto del mundo y encontraba la fuente de inspiración más poderosa que nunca ha existido, la naturaleza, aunque se tratara de una naturaleza transformada por la mano del artista. Para el cuadro que contemplamos, el pintor elige el formato más adecuado para la flor que iba a estudiar. Nos encontramos así con un cuadro excesivamente vertical, que implica una serie de contenidos casi religiosos o místicos, de ascensión desde el mundo terrenal hacia el celeste. La pincelada más correcta para retratar a estas flores es igualmente alargada, nerviosa, estilizada. Para la fecha de esta obra Monet conocía sin duda la obra de Vincent van Gogh, influencia que no desdeñó en absoluto.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto