Las lágrimas de san Pedro

Compartir

Datos principales

Fecha 
1579-86
Material 
Estilo 
Dimensiones 
106 x 88 cm.

Esquema relacional

La figura de san Pedro repite el esquema de la Magdalena penitente: una cueva, a la izquierda un paisaje ocupado por un ángel vestido de blanco que guarda el sepulcro abierto del Resucitado, una joven cubierta de pesados ropajes que se aleja del lugar. El santo eleva su mirada atormentada hacia el cielo, une sus manos a la altura del pecho en actitud orante y llena de lágrimas sus grandes ojos. La figura muestra un amplio canon, ocultando su anatomía con esa túnica azulada y el manto amarillento que parece confundirse con la piedra donde se apoya el santo. El centro de atención es la cabeza del apóstol, manifestando gran espiritualidad en sintonía con las demandas de la sociedad toledana de fines del siglo XVI, que vivió con intensidad la Contrarreforma. Los brazos de la figura demuestran la maestría de Doménikos con el dibujo aunque su manera de trabajar se identifique más con la Escuela veneciana, con la luz y el color. El hecho de colocar la figura en primer plano, muy cerca del espectador, es un recurso habitual del Manierismo, al igual que el mayor dinamismo de los personajes, apreciable en la torsión del santo.


Los grandes castillos - Galería de...
Los grandes castillos - Galería de imágenes.

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto