Lamentación de Cristo

Compartir

Datos principales

Fecha 
1450 h.
Material 
Estilo 
Dimensiones 
80,5 x 129,5 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Van der Weyden es el gran modelo mediante el cual podemos explicar a la perfección el arte flamenco de los siglos XV y XVI. Weyden se formó con Robert Campin, introductor del cambio de estilo junto a Jan van Eyck. De Campin aprendió a tratar el espacio con perspectivas intuidas, así como a valorar la expresión de los rostros y los cuerpos como medio de aproximar la narración de las escenas sagradas al espectador. El dramatismo y la expresividad se desarrollan de una forma extraordinaria en Weyden, sin perder jamás el aire de elegancia y sofisticación de un pintor que trabajó para la clientela más selecta. Esta obra nos recuerda en numerosos puntos a otro de los paneles más famosos del autor, el Descendimiento de Cristo. La disposición de las figuras del grupo central es prácticamente la misma, incluso repite algunos de los modelos femeninos empleados entonces, como la Virgen María, la Magdalena con el tarro de ungüentos o San Juan Evangelista. Como rasgos distintivos del pincel de Weyden destacan por un lado la estilización de las figuras, que las hace parecer casi evanescentes, tensas como cuerdas de un laúd, levemente curvadas y alargadas. Y por otro lado, el empleo indiscriminado de pliegues acerados para rematar los vestidos, pliegues que crean superficies muy diversas, llenas de luces y sombras, con un aspecto muy decorativo a la vez que algo crispado. Se ha dicho que para realizar estos plegados los artistas mojaban e impregnaban las telas de cola, para formarlos y mantenerlos, pero no está comprobado.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto