La Muerte de Safira

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1654-56
Material 
Estilo 
Dimensiones 
122 x 199 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Presenta una clara relación con Cristo y la mujer adúltera, pintada en esa misma época. El tema está tomado de los Hechos de los Apóstoles: un hombre, Ananías, y su mujer Safira venden una propiedad y guardan una parte del dinero. Ananías acude a los Apóstoles, a quienes ofrece el dinero que no han guardado, pensando, en contra de lo que estaba instituido, quedarse con la ganancia. Pedro, que lo sabe, le dice: "No has mentido a los hombres, sino a Dios". Al oírlo, Ananías cayó y expiró. Los jóvenes lo amortajaron y llevaron a sepultar. Al poco llegó Safira, quien ignoraba lo ocurrido. Pedro le preguntó si habían llevado todo el dinero que les reportó la venta de la heredad. Safira respondió que sí, cayendo a su vez fulminada y falleciendo en el acto. Ya Rafael se había ocupado del tema, con gran éxito. Pero Poussin, aunque se inspira en el artista del Renacimiento, crea una obra personal. La avaricia de Safira, en primer término, se funde con un acto de caridad, que es el que ocupa el centro de la composición, en segundo plano. Hacia este acto, realzado magistralmente por Poussin gracias a una profunda perspectiva, converge nuestra vista, acompañada por la arquitectura del Palacio de los Conservadores de Miguel Ángel, a la izquierda, y el Palacio Alberini de Rafael y Giulio Romano, a la derecha.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto