La fragua

Compartir

Datos principales

Fecha 
1808-14
Dimensiones 
31 x 40 cm.

Esquema relacional

Desarrollo

La Guerra de la Independencia será una de las experiencias más dramáticas de la vida de Goya. Su pintura va a sufrir una intensa transformación haciéndose más oscura, más triste, en sintonía con la situación del pueblo español. Las tonalidades negras y marrones inundan sus obras plenas de dramatismo y sentimiento. Al no tener demasiados encargos trabajará en asuntos diversos, desde bodegones a pequeñas obras de "capricho" como llamaba el pintor a los temas salidos de su fecunda imaginación. La fragua se encuadra dentro de estos "caprichos" caracterizados por su expresionismo - Gassier y Wilson los denominan "cuadros salvajes" -, por la rápida pincelada empleada y por la contundente iluminación. Observamos a tres robustos hombres situados en una disposición triangular trabajando duramente para moldear el hierro. Sus cuerpos en tensión no han sido detallados, interesándose el pintor más por la acción que por sus anatomías. Dispuestos en el centro de la estancia, la luz procedente de la izquierda resbala por sus musculosa, mostrando otro foco de luz tras la ventana. El resto de la estancia está en penumbra, resaltando aun más los cuerpos semidesnudos de los herreros. El color rojizo del hierro en fundición anima una escena protagonizada por negros, marrones y blancos amarillentos, aumentándose el realismo de una escena que se anticipa a las de Courbet o Millet. La referencia a Velázquez también es destacable, existiendo ecos de la Fragua de Vulcano.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto