La caza de Diana

Compartir

Datos principales

Fecha 
1617
Material 
Estilo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Toda la pintura de Domenichino, elaborada en base al rigor del dibujo y a la claridad compositiva, evidencia con extrema pureza el principio de la selección de los elementos del bello de la naturaleza para recomponerlos en un equilibrio superior, depurado de todo posible realismo; también afirma el criterio de adaptabilidad a la diversidad de las exigencias y situaciones temáticas, que fue parte común del quehacer profesional de los clasicistas y testimonio de la flexibilidad de su lenguaje. Ante sus obras, no es difícil comprender el grado de fidelidad a los principios clasicistas, ni tampoco que su rigor le hiciera afirmar que el "diseño da el ser, y no existe nada que tenga forma fuera de sus límites precisos". Pero, al mismo tiempo, es fácil entender que esa extrema pureza de convicciones acabara por atormentarle, afectándole a sus mismas dotes El cardenal Scipione Borghese se hizo con esta tela por la fuerza ya que el pintor se negó a vendérselo por lo que el cardenal no dudó en encarcelar al artista. Domenichino cedió al prelado el cuadro para recuperar la libertad.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto