José y la mujer de Putifar

Compartir

Datos principales

Fecha 
1854
Material 
Ver en Maps

Esquema relacional

Don José María Bracho y Morillo, un hacendado residente en Cádiz, encargó a Esquivel unas "academias con desnudos". El pintor sevillano realizó dos obras de temática religiosa en las que el desnudo es el protagonista. José, hijo preferido de Jacob, fue vendido por sus hermanos a unos mercaderes y llevado a Egipto donde fue entregado a Putifar, capitán de la guardia y eunuco del faraón. Al ser José de hermoso semblante, la mujer del capitán se prendó de su belleza y deseó que el esclavo la hiciera suya pero José huyó, dejando sus vestidos en las manos de su dueña. Ella llamó a los criados y proclamó delante de todos que José había intentado mancillar su honor y que, al gritar para pedir auxilio, el joven había huido, dejando sus vestidos en sus manos. Putifar hizo caso su esposa y encarceló al casto José. Esquivel emplea el desnudo para demostrar sus conocimientos y su dominio de la anatomía, ya que era profesor de Anatomía Pictórica en la Academia de San Fernando. El tema no es muy apto para presentar desnudos, pero el pintor lo hace de manera bastante acertada. Ambas figuras son muy estatuarias, recordando a algunas pinturas de historia, recortándose ante un fondo neutro, destacando el bello dibujo tanto de los cuerpos como de los paños, haciendo Esquivel un interesante estudio de la luz que procede de la izquierda, impactando en la mujer de Putifar mientras que José queda en semipenumbra, haciendo gestos de zafarse ante el acoso de la dama, quien tapa púdicamente su sexo con la sábana y parte del pecho con el brazo derecho.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto