Jesús y el centurión

Compartir

Datos principales

Fecha 
1570/75
Material 
Dimensiones 
192 x 297 cm
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Veronés recoge en esta escena un episodio narrado por San Mateo en su Evangelio. Jesús, al entrar en Cafarnaum, recibió la visita de un centurión romano que le suplicó para que curara a su siervo paralítico. Así, contemplamos en el lienzo a Cristo junto a sus acompañantes a la izquierda, en el centro al centurión con sus soldados y a la derecha la lujosa entrada del palacio del centurión, custodiado por la guardia. La expresividad de las figuras es la característica que define el pasaje. Todos reflejan claramente su estado de ánimo: desesperación en el centurión o tranquilidad en el gesto de Jesús. Los personajes van ataviados con ricos ropajes, iluminados por una luz de atardecer que provoca una excelente sensación de atmósfera en el ambiente y hace que la gama cromática sea más homogénea, destacando el negro manto de Cristo. Este delicado lienzo fue adquirido en Inglaterra para Felipe IV, quien lo envió a El Escorial.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto