Jacob bendiciendo a los hijos de José

Compartir

Datos principales

Fecha 
1655-56
Material 
Dimensiones 
175´5 x 120´5 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Rembrandt ha cambiado la forma de representar la historia para adecuarla a la religión protestante que él profesaba. Jacob, en el momento previo a su muerte, decidió bendecir a los hijos de José, su vástago preferido. Tenía que bendecir al mayor con la mano derecha y al menor con la izquierda. Pero Jacob decidió bendecir al menor, Efraín, con su diestra porque "su semilla se convertirá en multitud de naciones". Habitualmente a Jacob se la representa con los brazos cruzados y a José intentando corregir el error de su padre. Pero Rembrandt sitúa a Jacob con los brazos cruzados y a José asumiendo la bendición paterna, e incluso introduce a Asenath, la mujer de José, en la escena. Las cortinas que aparecen a cada lado dan un aspecto teatral a la composición e incluso la manta roja parece que aleja al espectador de la escena. Las figuras visten a la manera más oriental que conoce el artista, para adecuarlas al tiempo en que vivieron. Esta es una preocupación que tuvo Rembrandt durante toda su obra. Las expresiones de los personajes están perfectamente captadas, distinguiéndose el gesto de Jacob, un hombre anciano y ciego o la actitud de Efraín, asumiendo la bendición. Una fuerte luz se introduce por la zona de la izquierda, iluminando a los personajes y dejando el resto de la habitación a oscuras resaltándose el volumen de las figuras. La pincelada del artista es cada vez más suelta trabajando con esa "manera áspera" que decían en la época. También hay que advertir como Rembrandt se preocupa por dar una sensación atmosférica en sus composiciones.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto