Inmaculada Concepción con dos donantes

Compartir

Datos principales

Fecha 
1661
Material 
Estilo 
Escuela 
Dimensiones 
190 x 204 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

El dogma de la Inmaculada Concepción se introdujo con fuerza en la España de la Contrarreforma por lo que serán numerosas las representaciones iconográficas de la Virgen María. Las más famosas son las de Murillo pero Valdés Leal también se presenta también como un maestro en este tema. Sigue las normas iconográficas -que ya había dictado Pacheco, el suegro de Velázquez- y nos muestra a María con un rostro adolescente, vestida de blanco y azul -simbolizando la pureza y la eternidad, respectivamente- con la cabeza rodeada de estrellas y acompañada de un buen número de angelitos que portan sus atributos: la palma, la rama de olivo, las rosas, la corona, los lirios y el espejo. La Inmaculada está a las puertas del cielo que se intuyen al fondo, entre las nubes. El Padre Eterno y el Espíritu Santo presiden la escena. En primer plano Valdés Leal ha colocado a dos donantes, reforzando la idea de la Virgen como intercesora de la Humanidad. Se trata de una anciana orante cubierta con toca y un noble que en su mano izquierda lleva un misal mientras que señala con la otra a la Virgen. A pesar de tratarse de dos de los mejores retratos pintados por Valdés Leal no se han identificado, pudiendo tratarse de dos piadosos miembros de una misma familia.Los contrastes cromáticos resultan atractivos para el maestro al presentar a los dos donantes con ropas negras -siguiendo la moda del barroco español- mientras que María viste con una túnica blanca y un manto azul bordado en oro. El amarillo también se repite en algunos paños que cubren ligeramente a los ángeles, al igual que el azul o el rojo. La túnica anaranjada de Dios Padre completa esta sinfonía tonal de gran alegría, empleando el maestro una pincelada rápida y vibrante que otorga mayor calidad a la composición. Valdés emplea una estructura triangular que tiene como vértices las tres cabezas mientras que los angelitos se organizan en diagonales que acentúan el movimiento de sus posturas escorzadas.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto