Inmaculada Concepción

Compartir

Datos principales

Fecha 
1670-72
Material 
Estilo 
Escuela 
Dimensiones 
319 x 201 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Para los retablos colaterales de la iglesia del Convento de San Agustín de Sevilla pintó Valdés Leal la Asunción de la Virgen y esta Inmaculada Concepción, ambas obras hoy en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Los especialistas consideran que esta Inmaculada es la más espectacular entre las pintadas en el Barroco Español. La Virgen aparece arrodillada sobre un trono de nubes, acompañada por un amplio grupo de ángeles niños en las más variadas posturas. Muestran los atributos marianos: palmas, ramas de olivo, lirios, rosas, una silla como trono de Sabiduría. En la zona baja de la derecha encontramos a dos ángeles que atacan con la rama de olivo a una serpiente infernal que atenaza el mundo y lleva una manzana en la boca, aludiendo al pecado original. Sobre la cabeza de María apreciamos una aureola resplandeciente rodeada por serafines cuyo centro es el triángulo de la Trinidad, de donde emana toda la luz que ilumina la composición. El rostro de la Virgen goza de este haz de luz al estar vuelto hacia el cielo mientras que la zona baja del lienzo, donde encontramos la serpiente se puede observar un espacio de mayor tenebrismo. La Inmaculada viste túnica blanca y manto azul, tonalidades que se ven inundadas de brillos dorados procedentes de la Trinidad y platas de las nubes. Los sutiles toques de color que significan las capas de los angelitos aportan una mayor vivacidad al conjunto. La escena está configurada por dos triángulos contrapuestos que tienen uno el vértice en la cabeza de la Virgen y otro en la cabeza de la serpiente infernal, contraponiendo de esta manera el bien y el mal. La pincelada rápida y vibrante y las atmósferas conseguidas hacen de esta obra una de las más impactantes en la producción del maestro sevillano.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto