Hombre sujetando unos guantes

Compartir

Datos principales

Fecha 
1660 h.
Material 
Dimensiones 
99´5 x 82´5 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La demanda como pintor de retratos va a aumentar a lo largo de la década de 1660, permitiendo que Rembrandt tuviera una situación económica más desahogada. El artista utiliza un estilo similar al de su discípulo Ferdinand Bol o al de Bartolome Van der Helst, que eran los que cosechaban mayor éxito en aquellos momentos.Pero Rembrandt sigue dando su toque personal de maestro por medio de la luz, el punto fuerte del artista. Gracias a la luz, un retrato tradicional se convierte en un auténtico lujo. Esa luz se proyecta desde la zona izquierda y resbala por la figura, iluminando sus puntos principales: el rostro y las manos, dejando el resto de la composición en penumbra como hacía Caravaggio en Italia. Así, consigue dar un toque de realismo mayor a su producción. Los detalles no son ahora tan importantes como en los retratos de la década de los años 30, como el de María Bockenolle, aunque sigue interesándose por los puños y el cuello realizados con una pincelada más deshecha, aplicando el óleo a base de pequeños toques.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto