Hombre con espada

Compartir

Datos principales

Fecha 
1783
Material 
Dimensiones 
82´2 x 62´2 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La genialidad que demuestra Goya como retratista le permitirá hacerse con el honor de ser el pintor más solicitado de la corte madrileña en los años finales del siglo XVIII y primeros del XIX, hasta que sea relevado por Vicente López en 1816. Sus retratos serán de elevada calidad al interesarse por la personalidad de su modelo, por su "alma". Contemplando una persona retratada por Goya podemos saber mucho a cerca de su manera de ser y de pensar, como si se tratara de un "busto parlante". Esto también ocurre en este caso, desconociendo desgraciadamente ante quien nos encontramos. El personaje está recortado sobre un fondo neutro - como ya había hecho Tiziano en la escuela veneciana del Renacimiento - para resaltar su volumetría. La cabeza ha sido iluminada por un potente foco de luz que aun parece reflejarse en el fondo, como una aureola que rodea y exalta el rostro. Su mano derecha agarra con fuerza un florete - podría tratarse de un maestro de esgrima - que se cruza diagonalmente en el lienzo. Los encajes de puños y cuello están ejecutados de manera rápida, para no despistarnos en la contemplación del maravilloso rostro donde podemos leer su estado de ánimo. Los colores oscuros contrastan con la luminosidad de la cara y las manos del personaje, destacando especialmente el brillo y la intensidad de sus ojos.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto