Hombre barbudo

Compartir

Datos principales

Fecha 
1657
Material 
Dimensiones 
78 x 66´7 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

La situación política y económica de los Países Bajos en el siglo XVII permitió la ejecución de numerosos retratos debido al auge de la burguesía, ocupando esta clase social importantes responsabilidades y exigiendo un arte diferente. Los personajes retratados abarcan desde altos dignatarios hasta personas sin distinción aparente como en este caso donde un hombre de cierta edad protagoniza la composición. Rembrandt se interesará especialmente por las expresiones de sus modelos, mostrando sus personalidades, sus almas. Esa es la razón por la que ilumina el rostro, la parte más interesante del retrato, destacando los gestos del personaje. El hombre barbado parece retirar la mirada, huyendo de la observación, indicando cierta vergüenza. Sus ropas pasan desapercibidas, fundiéndose con el fondo oscuro donde se recorta la figura. Sin embargo, la cabeza del hombre parece emerger con fuerza, como si fuera tallada gracias a la seguridad del dibujo y la correcta aplicación de las pinceladas, ya rápidas y empastadas. A pesar de no estar identificado, es uno de los mejores ejemplos de la retratística de Rembrandt.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto