Helena Fourment

Compartir

Datos principales

Fecha 
1631 h.
Material 
Dimensiones 
175,9 x 83 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

En 1626 fallece la esposa de Rubens, Isabella Brandt, posiblemente como consecuencia de la peste. Pasados cuatro años el maestro vuelve a contraer matrimonio con Helena Fourment, hija de un próspero comerciante de sedas que contaba 16 años. El matrimonio tendrá cinco hijos: Clara Juana, Francisco, Isabel, Pedro Pablo y Constancia Albertina, nacida póstumamente. Helena se convertirá en la modelo habitual de numerosos cuadros, siendo quizá el rostro de las famosas Tres Gracias del Museo del Prado. También realizó Rubens diversos retratos de la bella joven, algunos tan ligeros de ropa como éste. Helena cubre apenas su cuerpo con un abrigo de pieles, pudiendo tratarse de una representación de Venus en la que sigue a Tiziano. La figura se recorta sobre un fondo neutro y recibe un fuerte haz de luz que da a su piel un color perlado. El canon de belleza rubeniana queda patente en este retrato, demostrando que era el estado natural de las mujeres de su tiempo, siendo sinónimo de una buena alimentación y, en consecuencia, de distinción. La mirada de Helena se dirige al espectador en un diálogo muy sugerente. El color negro del abrigo y del fondo contrasta con la claridad de la piel. El efecto atmosférico que se crea a través de la llamada "técnica discontinua" es heredero de su gran maestro, Tiziano.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto