Glauco y Escila

Compartir

Datos principales

Fecha 
1841
Material 
Dimensiones 
77,5 x 79 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

La mitología fue para Turner una importante fuente de inspiración aunque los asuntos pasen a segundo plano y el paisaje se convierta en la estrella de la escena. Los temas de amor siempre llamaron su atención y más en este caso que acabó en tragedia, aportando mayores dosis de romanticismo al asunto. La influencia de Claudio de Lorena y Poussin es otra de las importantes referencias que encontramos en estos trabajos. Glauco era un humilde pescador que fue convertido en dios marino, con la mitad inferior de su cuerpo en forma de pez. Se enamoró profundamente de la ninfa Escila pero fue rechazado por lo que recurrió a la maga Circe. Sin embrago, será ésta quien se enamore de Glauco y pretendió conquistarle en vano, por lo que decidió vengarse de Esquila convirtiéndola en un monstruo que destruía todo lo que se acercaba a su lado. Turner escoge el momento en que el antiguo pescador sale del mar para contemplar a la ninfa y ésta tapa su desnudez y huye. El episodio no deja de ser una anécdota para interesarse el maestro en los efectos lumínicos de una puesta de sol, mostrando unas excelentes luces anaranjadas que se esparcen por el lienzo devorándolo todo a su paso como haría la pobre Escila al ser transformada por Circe.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto