Fernando IV

Compartir

Datos principales

Fecha 
1760
Material 
Dimensiones 
179 x 130 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

Mengs fue un incomprendido en la corte del rey español Carlos III. Pretendía reformar el anticuado arte dieciochesco que predominaba en España, pero la frialdad del pintor alemán no encontró seguidores entre los artistas españoles. En este retrato nos muestra al joven príncipe hijo del rey y MĞ Amalia de Sajonia. Está pintado con primor admirable, ya que la especialidad de Mengs era la fidelidad y el realismo, al tiempo que era capaz de representar la majestad de la familia real con prestancia inigualada. El principito aparece con un gesto digno, poco adecuado para un niño, con el cetro, la corona sobre la mesa, la Gran Cruz de Francia y el Toisón de la casa española. Tras él, un magnífico manto de armiño descuidado sobre un sillón completa la serie de atributos que lo identifican como el futuro rey de Nápoles. Las referencias arquitectónicas del zócalo, las columnas y las cortinas eran frecuentes en este tipo de retrato, y contribuían a darle solidez a la composición. Absolutamente extraordinarios son los mármoles del suelo, que parecen tangibles casi.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto