Embarco en Ostia

Compartir

Datos principales

Fecha 
1637/39
Material 
Dimensiones 
211 x 145 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

La magia de los paisajes de Lorena explicaría la fama que alcanzó en toda Europa durante el Barroco. Felipe IV confiaría en él para que realizara una serie de obras que decorarían la Galería de Paisajes del madrileño Palacio del Buen Retiro. El impresionante puerto de Ostia, con sus bellas construcciones y los primeros rayos de la luz del sol despuntando sobre el horizonte, atraen más la atención del espectador que el tema principal del cuadro, el embarco de Santa Paula para encontrarse con San Jerónimo en Tierra Santa. Las figuras se sitúan en primer plano, perfectamente iluminadas, formando una escena de elevada solemnidad. Pero será el efecto lumínico lo que más nos atraiga, con esa luz excelentemente estudiada, que provoca magníficos destellos en el agua. La calidad del dibujo es altísima, igual que el variado colorido. Con estas obras, es lógico que Lorena provocara la admiración en todas las cortes europeas y especialmente en la madrileña, donde el interés por la pintura rayaba la obsesión. De ahí el mecenazgo de Felipe IV hacia Velázquez o hacia Rubens. Las escenas pintadas por Lorena serían grabadas por él mismo para formar el Liber Veritatis, una manera de protegerse de futuras falsificaciones ante la importante demanda que estaban consiguiendo sus obras.


Grecia, Edad del Bronce (Historia d...
Grecia, Edad del Bronce (Historia del Arte)

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto