El mundo de los bajos fondos

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1660 h.
Material 
Dimensiones 
105 x 145 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Desarrollo

Hogarth, pintor británico, es tradicionalmente la figura más llamativa a la hora de tratar la pintura de costumbres con feroces críticas a la sociedad de su momento. Sin embargo, Hogarth no hace sino adaptar la pintura flamenca del Barroco, llena de esa crítica y ese humor chispeante que caracteriza siempre la obra de Jan Steen. Existen modelos de este humor procaz, como La Mujer Enferma o Los Retóricos. Pero este cuadro es de una riqueza tal que merece la pena comentar. Lo que Steen nos plantea es un mundo al revés, provocado por la desidia de un matrimonio joven que olvida sus deberes para entregarse al placer. Ambos están ricamente vestidos, pero en sus ropas y cabellos reina el desorden. Borrachos, se sientan con una expresión de estúpida felicidad en la cocina de la casa. Junto a ellos, una pareja mayor les lee lecturas piadosas y les aconseja, pero el marido responde con una mueca. En el suelo quedan restos de comida, que un cerdo devora. Los cacharros están tirados por el suelo. Los niños gamberrean sin atención de sus mayores, la criada se ha quedado dormida y el perro está encima de la mesa, lamiendo los platos. Un músico alienta los placeres del matrimonio mientras un pato se ha posado sobre el hombro del predicador. Todo es desorden y suciedad, presidida por el desorden de las almas que se han entregado al vicio en lugar de regir su casa.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto