El baño de Venus

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1628-39
Material 
Estilo 
Dimensiones 
183.8 x 153 cm
Ver en Maps

Esquema relacional

Simon Vouet representa, en el conjunto del Barroco francés, la línea academicista, más plegada a un arte cortesano, querido por la monarquía. Si en el siglo XVII las principales corrientes de la pintura francesa discurren por senderos de libertad artística, como es el caso de Poussin o Claudio de Lorena, retirados casi de por vida en Roma, no debemos menospreciar tampoco la atención que la obra de Caravaggio y sus seguidores suscitaron en Francia, hasta el punto de que el propio Luis XIV compró varias obras del artista italiano. Vouet representa la tercera vía, la oficiosa, en la que predomina la destreza técnica y el apego al dibujo sobre los contrastes de luz, las pasiones y el color. El tema de esta obra, la diosa Venus aseándose, es un tema muy abundante desde el Renacimiento en la obra de la mayoría de los pintores. En ocasiones escondía el retrato de alguna dama de elevada posición. Vouet no se despega de los precedentes, aunque presenta todas las características de su obra a su vuelta a París tras los años de triunfo - y aprendizaje - en Italia, en 1627. Lejos de la agresividad en el colorido de Rubens, Vouet se deleita en la palidez de la piel, a la que enmarca, para resaltarla, con una gran cortina roja. El recurso del espejo es, asimismo, muy frecuente en esta época, hasta el punto de hacer célebre un lienzo de Velázquez sobre parecido asunto. Este dominio del dibujo, tan del gusto de su clientela parisina, abonará el terreno para el triunfo de la llamada corriente "Poussinista" y, tras un enconado debate con los "Rubenistas" en el París del siglo XVII, su consumación en el Neoclasicismo francés.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto