El ángel abandona a Tobías

Compartir

Datos principales

Fecha 
1637
Material 
Dimensiones 
68 x 52 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

El libro de Tobías disfrutaba de gran popularidad entre la población holandesa, por lo que Rembrandt va a utilizar esta fuente en varios momentos de su vida, como en Tobías acusando a Ana del robo del cabrito. El hijo de Tobías, también llamado Tobías, emprendió un viaje acompañado de un extraño en el que pescaron un pez que sirvió para curar la ceguera de su padre y para eliminar los espíritus malignos de la que se convirtió en su mujer, Sara. Nadie de la familia de Tobías se percató de que el desconocido era el arcángel Rafael hasta que les abandonó. Este el momento elegido por el pintor. Vemos a toda la familia de Tobías a la puerta de casa, mientras el arcángel se eleva y se marcha con las alas desplegadas en medio de una nube de luz. El arcángel parece que se introduce en el cuadro, dando así un marcado acento de perspectiva. Pero la zona más interesante es la izquierda, donde Rembrandt se ha interesado por captar las actitudes de los personajes ante la marcha del desconocido que tanto les ha ayudado; así el viejo Tobías se arrodilla y agacha la cabeza en señal de reverencia, el joven Tobías mira al arcángel con extrañeza, la vieja Ana aparta la mirada y Sara le mira atentamente y el perro ladra ante la milagrosa escena.Buen conocedor de Caravaggio a través de su maestro Pieter Lastman y del grupo de los Caravaggistas de Utrecht, Rembrandt otorga una enorme importancia a la luz, iluminado el motivo principal, en este caso el arcángel pero, también ilumina algunas zonas de las figuras de la familia: la cabeza del viejo Tobías o el escote de Sara. El resto de la composición queda en penumbra con una sombra oscura pero dorada a la vez. Con este tipo de escenas el pintor demuestra que está en la elite de los artistas de Amsterdam y Holanda.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto