Don Pedro de Berberana y Aparregui

Compartir

Datos principales

Fecha 
1631-35
Material 
Dimensiones 
198 x 111 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

Entre los retratos realizados por Velázquez en los primeros años de la década de 1630 destaca el de Don Pedro de Barberana y Aparregui, posiblemente realizado para celebrar el ingreso del personaje en la Orden de Calatrava, cuya roja cruz bordada luce ostentosamente en el pecho y en la capa.Velázquez abandona toda la ilusión espacial para centrar su atención en la figura. Sobre un fondo plano y neutro, Don Pedro está modelado en tres dimensiones. La luz procedente de la izquierda se refleja en el hombro, en la frente y en los nudillos de su mano izquierda, acercando el personaje al espectador y consiguiendo dar la sensación de estar ante una figura humana, a tamaño natural por las dimensiones del lienzo. Simbolos de su alta distinción social son el sombrero que sujeta con su mano derecha y la espada cuya empuñadura agarra con la izquierda. Sombrero, capa y espada eran los elementos indiscutibles de la nobleza española.Toda la atención la centra Velázquez en el rostro del noble, cuyo gesto refleja su inteligencia y personalidad. El pintor se especializará en estos retratos psicológicos en los que se ve más que la fisonomía del modelo, adentrándose en el alma de los personajes, como antes hiciera Tiziano o El Greco y más tarde hará Goya.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto