Diosas en el Baño

Compartir

Datos principales

Autor 
Fecha 
1640
Material 
Dimensiones 
131 x 127 cm.
Museo 
Ver en Maps

Esquema relacional

A pesar de las persecuciones inquisitoriales, las obras con desnudos son abundantes en el Barroco. Sus destinatarios eran los palacios reales en los que abundaba la doble moral: predicaban contra el pecado y la lujuria y luego tenían un buen número de hijos ilegítimos. Este es el caso de Felipe IV, para quien estaba destinada esta bella escena con el fin de decorar las salas del Alcázar. Desconocemos la identificación exacta del asunto que presenta Jordaens, aunque podría tratarse de Juno con sus ninfas, al encontrarse el pavo real, que era su animal preferido. Las diosas se sitúan alrededor del estanque en diferentes posturas, mostrándose la belleza típica del Barroco con mujeres rubias de piel blanquecina y entradas en carnes. Tras ellas, se levanta una fachada totalmente barroca, similar a la que Rubens emplea para el Jardín del Amor. El vivo colorido, el dinamismo de las figuras y la alegría de la escena sitúan la composición dentro de la escuela de Rubens, en la que Jordaens despuntará tras la muerte del maestro.


Coliseo de Roma
Coliseo de Roma

Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto