David tocando el arpa para Saul

Compartir

Datos principales

Fecha 
1650-55
Material 
Dimensiones 
61´8 x 50´2 cm.
Ver en Maps

Esquema relacional

El espíritu de Yahvé se había retirado de Saúl, primer rey del pueblo elegido, apoderándose de él un mal espíritu. Sus siervos le aconsejaron buscar a un hombre que tocara la cítara para alejar el mal espíritu. El elegido fue David, hijo de Isaí, valiente hombre de guerra, sabio en sus palabras y excelente músico. Cada vez que el mal espíritu asaltaba a Saúl, David lo expulsaba con sus notas, por lo que el rey cogió mucho cariño a David y le hizo su escudero. (Samuel I, 16; 14-23). Rembrandt recoge en esta tabla al joven David tocando la cítara -convertida en arpa- para alejar el espíritu de Saúl, cuyo rostro enfurruñado indica la presencia maligna. El monarca viste ropas orientales y sujeta una larga vara que simboliza su poder. Aparece sentado, agarrando fuertemente el apoyabrazos para evitar que su ira se ponga de manifiesto. Las luces doradas que caracterizan la obra del maestro impactan en la figura protagonista, quedando el resto de la composición en semipenumbra. Rembrandt ha captado el momento de mayor tensión de la historia, cuando David calma a Saúl. La pincelada es rápida, eludiendo detalles innecesarios, recurriendo a esa "manera áspera" que definirá sus últimos trabajos en los que los efectos atmosféricos serán los grandes protagonistas, recordando al gran Tiziano.


Sobre artehistoria.com

Para ponerte en contacto con nosotros, escríbenos en el formulario de contacto